sábado, 21 de abril de 2012

The little granny's picture*


Siempre hubo en mi casa una fotografía que me llamó la atención. Por diferentes circunstancias del espacio familiar, su protagonismo en la casa fue cambiando. Al principio  estaba en el último estante de un mueble del ajustado living-comedor, entre muchas fotos y atrás de todo. La ampliación de la casa la trasladó a la mejor ubicación del living, ese lugar donde están las adquisiciones “artísticas” (o manualidades) más valiosas de la familia: el estante superior del hogar a leña. Esta posición en el espacio le hizo cobrar vida y jugar un poco el rol mantener un rol central por un largo tiempo. Finalmente, causas desconocidas la trasladaron hacia el comedor. Ahora la niña vestida de negro nos ve cenar todas las noches. A veces se me daba por agarrarla y observarla detenidamente, en cada detalle encontraba algo que me acercaba a ella, nos íbamos haciendo cómplices. El juego era siempre el mismo, sin embargo, era divertido: yo me imaginaba una vida detrás de la foto estática mientras ella me observaba con la mirada fija.


Con el tiempo me di cuenta de que lo que me atraía de ella era la curiosidad que me despertaba. ¿Quién sería esa niña inmóvil posando para la foto? ¿Cuántos años tendría? ¿Cuál es mi parentesco con ella? ¿Qué hace en mi casa, en mi living, en mi vida cotidiana? Los relatos escuchados en la niñez me enseñaron que se trata de “La Granny”. Con esa denominación la conocí y así es como la llaman todos acá. Sí, aunque parezca mentira y me cueste imaginarlo, esa mirada juvenil y fresca un día se convirtió en institución y además en abuela de mi mamá. Es una bisabuela con la que nunca tuve oportunidad de hablar, sin embargo, a lo largo de mi infancia se convirtió en el punto de partida de muchas historias creadas en mi mente. Entre ellas siempre aparecía una en la que me imaginaba que ese escenario era la casa de esa niña con cara redonda y que la foto había sido tomada en un funeral, supongo que pensaba eso por el vestido negro y las flores.


Hoy la vida universitaria no me permite volar tanto con la imaginación pero por suerte existen trabajos de investigación que le dan la oportunidad a este retrato de convertirse en la protagonista de un humilde objeto de estudio. Quizás el rigor científico me haga descubrir que muchas cosas que imaginé no son ciertas, siempre llega ese día en el que conocemos que el mito de los Reyes Magos no existe. Sin embargo, este descubrir no pretende traer desilusión sino brindar el relato de una serie de historias mínimas aún más apasionantes. Todo esto, claro, como una simple excusa para que el retrato de “La Granny” no pierda ese rol central que desde pequeña cumplió en mi vida.


* Prólogo de "La vida de Ana  través del ojo de la cámara", un trabajo realizado para la materia "Historia de los Medios". Cátedra Levenberg.


A continuación comparto el trabajo completo.

Read more...

miércoles, 21 de marzo de 2012

¿Mucha merd?


Muchos de los habitantes de la ciudad de Buenos Aires, como en otros lugares del país y del mundo, viven en unas cajas de cemento apiladas una sobre la otra. Es verdad que existen departamentos extensos, con balcones y ventanas que hacen de él un espacio luminoso y confortable pero estas características no los hace parecerse a una casa: no hay pasto, no hay patio y se llega en ascensor. A pesar de vivir en estas condiciones, los habitantes de la ciudad deciden tener mascotas, deciden tener perros que a veces superan las proporciones del espacio hogareño. Es por ello que dentro de los cuidados que deben sumistrarles a sus amigos pichichos incluyen la famosa "sacada a pasear al perro" para que haga sus necesidades y camine en un espacio más amplio que unos limitados metros cuadrados. La norma general  dentro del código de convivencia vecinal establece que los "amos" deben sacar a sus mascotas con una bolsa de consorcio para levantar los restos de sus necesidades depositados en la vereda, sin embargo, hay diferentes actitudes tomadas en cuanto a esta regla. Y a partir de estas conductas es de donde sustraigo la siguiente clasificación de razas de "amos de perros":


El limpio amigable: es la raza cuya principal característica es que cuando el perro termina de hacer sus necesidades, toma una bolsa, se pone en cuclillas y se dispone a levantar la caca con una razonable cara de asco y resignación para arojarla en apresuradamente en el primer cesto de basura que encuentra. 


El sucio "distraído": es aquella raza que mientras camina con el perro va tanteando a los vecinos y peatones. Con frecuencia elige el lugar donde el perro debe descargarse: sus principales opciones son la vereda de una casa abandonada, de un estacionamiento o de la vieja molesta de la cuadra ("para que tenga algo de qué quejarse", argumenta). Además suele tirar un poco de la correa para que el perro se apresure y silbar algún tanguito mientras mira hacia la copa de los árboles. Pero su principal característica es que utiliza todos estos rodeos para dejar los olorientos restos de sus fieles "amigos" en el mismo lugar donde fueron depositados por la mascota provocando así que los próximos transeúntes distraídos que pasen por allí sientan el desagradable perfume durante el resto de su jornada diaria. 


El sucio impertinente: Esta raza se parece a la anterior en el punto principal que consiste en dejar la "torta" sobre la vereda pero se diferencia en que no lo disimula. Por lo general son los que poseen los perros más grandes. Caminan por la calle con cierta autoridad, tirados por la fuerza de un perro que los domina, frenan cuando este se sienta y corren agitados cuando la mascota se los ordena de un tirón. Tal es su grado de impertinencia que se ha llegado a registrar un espécimen de esta raza paseando a su enorme perro-caballo y vistiendo una campera verde manzana con las inscripciones y el logo de Jugá Limpio. En lo que duró el acto de desprendimiento del gran paquete el señor habitante del barrio de Constitución jugó bien sucio sobre el zapato y el ánimo del hombre que venía unas cuadras detrás. 


Estas dos últimas especies son las más odiadas por los peatones de la ciudad. Gracias a ellos no se puede caminar distraídos, hay que circular mirando el suelo y aguantársela cuando se siente que el zapato ingresa en una sustancia chocolatosa, flexible y olorosa. Sí señora, es lindo tener un perrito que le salte y le haga fiesta cada vez que llega a su casa. Sí señor, es una alegría verlo cómo lo acompaña en sus momentos de soledad. Si, ya sé, tu hijo está feliz con su mascota nueva pero en dos semanas se cansó de pasearlo y por eso ahora le toca a usted la parte fea ¡Jodasé!. Como dicen por ahí "si te gusta el durazno, aguantate la pelusa"... y levantá la mierda. ¿Qué decís? ¿Que trae suerte, dinero? No te creo, a esta altura tendría que ser millonaria.

Read more...

martes, 25 de octubre de 2011

Shit happens


Shit happens y por eso estoy triste, enojada y no sé cómo manejarlo. Enojada porque odio estar triste. Triste porque no puedo dejar de estar enojada. Enojada porque no lo puedo manejar. Y no lo puedo manejar simplemente porque estoy triste.
 

Quiero hacer como Forrest, que un día estaba tan triste o con un sentimiento de no sé qué tan grande que decidió empezar a correr. Dejó de vivir su vida y sólo corrió sin ninguna razón en particular de un lugar a otro, con el simple objetivo de llegar hasta ahí, después hasta allá y después hasta donde sea. Al principio Forrest me desilusionó ¿Por qué dejó de ponerle garra a la vida y se escapó? Pero ahora entendí que, en realidad, no estaba huyendo sino que estaba viviendo. Correrse de la línea planificada a veces es seguir remando pero de una manera diferente. Forrest se apartó de su linda casa por mucho tiempo pero siempre corrió para adelante. Correrse también es avanzar. 


Shit happens y por eso estoy triste, enojada y no sé cómo manejarlo. Espero tener el coraje de hacer como Forrest para un día simplemente empezar a correr. Sin destino pero con el simple objetivo de que, en algún momento del recorrido, un charco inunde mi cara con barro y de eso surja un Smile. Estoy muy lejos. Ojalá consiga cruzar el portal de la galería de casa para así poder empezar el largo camino hacia la nada... para poder empezar a vivir.



Read more...

  © Free Blogger Templates Blogger Theme by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP